La variante ómicron es el virus más rápido de la historia. Ha conquistado el planeta en un mes